La Asamblea Antinuclear de Córdoba se concentró en conmemoración del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki

6agosto2015
La Asamblea Antinuclear de Córdoba, de la que forman parte los colectivos y organizaciones abajo firmantes, convocó un año más una concentración en memoria de las víctimas de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki que tuvieron lugar los días 6 y 9 de agosto de 1945. La concentración se celebró como ya viene siendo habitual en la Plaza de Hiroshima y Nagasaki donde se realizó la lectura de este manifiesto. Al igual que años anteriores tuvo como lemas “Hiroshima nunca más”, “Fukushima nunca más”, “Chernobil nunca más”, “Cierre del cementerio nuclear del Cabril”, “Energía nuclear, ni civil ni militar”.

Con esta concentración, que se viene repitiendo todos los veranos, la Asamblea Antinuclear de Córdoba quiso recordar a las más de 200.000 personas que fallecieron en este bárbaro atentado nuclear, así como llamar la atención sobre el peligro de la energía nuclear en todas sus formas.

Para evitar que vuelvan a producirse sucesos como ese solo cabe acabar con la escalada de militarización y acordar la desactivación de todas las armas nucleares que todavía están activas a lo largo y ancho del planeta. Los estados y las instituciones internacionales deben activar el diálogo y la cooperación para evitar los enfrentamientos armados en lugar de apostar por la intimidación y la amenaza, que son los mecanismos habituales y que llevan al planeta a una escalada nuclear que solo beneficia a las empresas del armamento, que son las que señalan el camino de la política internacional a sus respectivos gobiernos.

Uno de los lemas más repetidos en las movilizaciones que promueve la Asamblea Antinuclear de Córdoba es “energía nuclear ni civil ni militar”, aunque la asamblea quiere puntualizar que este rechazo no incluye el uso médico de este tipo de energía.

En cuanto al uso de la energía nuclear para generar energía eléctrica, la Asamblea subraya que aunque el sector mantenga lo contrario, este tipo de energía es cara e insegura y se puede prescindir de ella para abastecer la demanda interna del estado español. No parece necesario argumentar los problemas de seguridad que afectan a estas centrales, pues accidente nucleares recientes (Fukushima, Chernobil,…) permanecen en nuestro recuerdo. Conviene recordar que una de las consecuencias del accidente nuclear de Chernobil es la actividad que todavía –y no se sabe por cuanto tiempo- presenta el combustible enterrado bajo el primer sarcófago, situación que está obligando a las autoridades ucranianas a construir un segundo sarcófago sobre el anterior, 29 años después del accidente. Y la situación de Fukushima, por su parte, está lejos de estar bajo control cuatro años después.

La Asamblea pone especial acento en el problema que generan los residuos nucleares pues su almacenamiento hasta su total desintegración puede llevar miles de años y suponen una tremenda hipoteca para las comunidades que albergan este tipo de residuos, ya que no se puede garantizar que los niveles de vigilancia de que disponen actualmente los residuos nucleares vayan a estar operativos durante tanto tiempo. Y no podemos olvidar que nuestra provincia alberga al único cementerio nuclear existente en el estado español para residuos de baja y media actividad.

Este año 2015 es más necesaria que nunca la movilización en estas fechas para señalar el grave peligro que supone para nuestra seguridad la vergonzosa entrega de la base de Morón al ejército norteamericano que podrá utilizarla de forma permanente ampliando los efectivos presentes en la base, que prácticamente deja de ser territorio español para pasar a estar bajo soberanía americana, tal es el grado de servilismo que el gobierno ha demostrado con la entrega de este territorio, permitiendo con esta medida que el ejército norteamericano cuadruplique su presencia en los últimos ocho años en territorio español. Se apuesta por la militarización en lugar de apostar por el diálogo y la cooperación como hemos dicho antes.

Por último la Asamblea adviertió que si el tratado de libre comercio que actualmente negocia en absoluto secreto la UE con los EEUU llegara a firmarse, supondría un enorme retroceso a la aplicación de medidas para el control del uranio como fuente de energía, pues el tratado –que prácticamente acaba con la soberanía nacional en las cuestiones que aborda, suministro de energía entre otros- pondría por encima de la soberanía nacional los intereses de la multinacionales de la energía.

Tags: , , , ,

Posted in General, Sin categoría

Comments are currently closed.